Pensamiento Tóxico, Pensamiento Intuitivo, Pensamiento Evolutivo

Milena Natalia Meo Conciencia emocional, Dinámicas y ejercicios, Herramientas 2 Comments

La auto-observación es uno de los “ejercicios” más importantes para nuestra evolución. Las vivencias y toda nuestra vida encarnada pierden todo su valioso sentido sin la auto-observación. No se puede hablar de auto-observación sin hablar de los 3 tipos de pensamientos que nos caracterizan:

El pensamiento anterior a los sucesos

El pensamiento contemporáneo a los sucesos

El pensamiento posterior a los sucesos

 

Pensamiento anterior

El pensamiento anterior a los sucesos se basa en 3 pautas que pertenecen al inconsciente colectivo: las Suposiciones, las Conjeturas y las Probabilidades.

“Suposición” viene del latin suppositionem, dar existencia ideal a lo que no tiene existencia real, o  que no está demostrado. Las suposiciones son el resultado de mis dudas, de mis inseguridades. Por ejemplo supongo lo que el otro me va a decir.

“Conjetura” viene del latin conjuctura, con-jacere, el acto de juntar dos ideas para formular un juicio personal que no se basa sobre pruebas reales. Las conjeturas son el resultado de mis ‘falsas’ seguridades.  Por ejemplo ya se lo que el otro va a decir o como va a reaccionar.

“Probabilidad” viene del latin probabilem, que se puede probar, que es creíble, plausible, verosímil. Son el resultado de la búsqueda de una verdad externa a nosotros. Por ejemplo pregunto a todo el mundo lo que el otro puede llegar a decir y me quedo con la idea más probable. Pueden ser también el resultado de un “cálculo de probabilidad” basado en nuestras vivencias pasadas, negando de esta manera la posibilidad que todo cambia y se mueve.

El pensamiento anterior con sus 3 pautas no tiene nada que ver con la realidad y con la verdad. Está relacionado con las memorias del inconsciente colectivo y con las imágenes sociales. Son pensamientos que nos intoxican inútilmente ya que no tenemos ningún control y ningún modo de ante-saber que ocurrirá en la vivencia.

Estas 3 pautas tienen una consecuencia: Cuando vivo el suceso, voy ya inducida por mis pautas, controlando la situación y por lo tanto poniéndole limites; no lo vivo por lo que realmente es. La inducción a su vez tiene dos consecuencias: No estamos/somos en el presente y por lo tanto no existimos en el presente; como segunda consecuencia, si el pensamiento es energía y la energía tiene un impacto en la materia (como demostraba Einstein), nos enfermamos.

Si nos auto-observamos en esta fase, podemos tomar conciencia de nuestras imágenes propias, de las imágenes familiares y sociales de las que estamos impregnados.
 

Pensamiento posterior

El pensamiento posterior a los sucesos generalmente tiene que ver con la calificación. Cada vez que vivimos algo entramos automáticamente en la calificación de la vivencia. En esta calificación inciden todas nuestras memoria personales. Cada uno tiene su propia verdad y si nos quedamos atrapados en este tipo de pensamiento, entramos automáticamente en una estéril confrontación de verdades, en discusiones estériles, en una lucha de poder en la que el más fuerte termina ganando y sometiendo al más débil; un círculo vicioso que retro-alimenta de la misma manera los pensamientos anteriores. El pensamiento que califica no me permite acceder a mi autoconocimiento ni a ninguna toma de conciencia que me permita evolucionar.

El pensamiento posterior adquiere su sentido evolutivo cuando me permite reflexionar sobre el suceso sin calificar, respondiendo a preguntas como: ¿Que me activa esto? ¿Qué heridas todavía abiertas me hacen reaccionar? ¿Cuáles son mis contenidos interiores? ¿En que me está ayudando este suceso? ¿Que vino a enseñarme? ¿Cuál es su mensaje? ¿Cuál es su sentido, la razón y la lógica?
 

Pensamiento contemporáneo

El pensamiento contemporáneo a los sucesos, es un pensamiento más silencioso pero existe! Toda nuestra personalidad está tan metida en la acción que (por suerte) la mente (la que “miente”) tiene poco espacio y deja lugar a las intuiciones, a las percepciones, al instinto. Se nos cruzan por la cabeza ideas, palabras, imágenes, y si las escuchamos, y si nos escuchamos sin sobreponer otros pensamientos, la Magia ocurre. ¿Cuántas veces nos arrepentimos de no haber escuchado esa intuición tan fugaz como un flash, pero tan clara? Es mi conexión con mi Ser. Mi persona que canaliza mi Ser. Mi verdad. Más me conecto con la vivencia y más acceso tengo a la información pura, perfecta. Es en el durante que me tengo que prestar mucha atención. Es mi inteligencia que decodifica los mensajes y no califica.

Somos seres vivenciales. Y es en la vivencia que concientizamos e integramos. No es en la teoría. Poderoso es nuestro oído en la vivencia, Mágica nuestra mirada sin juicio.
 
 
Ana Clara Embon y Milena Natalia Meo
 
 

Comments 2

  1. Post
    Author

    Un agradecimiento especial a Juan Pablo Olguin por haberme inspirado este post. Y otro para Ana Clara Embon, guia y maestra, honrada de tenerla como co-autora.

  2. Hola, Milena Natalia Meo, Gracias a vos! no me inmagino como pude haber inspirado este post tan bueno.

    Ay, desgraciadamente, creo que yo soy esencialmente muuucho “pensamiento anterior”, en especial mucha suposicion y conjetura, y ahora que lo pienso, tambien mucha probabilidad. Es como decis, trato de ponerle limites, de inmaginarme la situacion antes de vivirla y asi la condiciono.

    No se si se la vieron, hay una pelicula sencillamente deliciosa que se llama “Mr Nobody”, no quiero hacer spoiler pero tiene muuucho que ver son este post. Es genial.

    Me gustaria otro post sobre como evitar o detectar tanto pensamiento anterior para lograr mas equilibrio o poder vivir las experiencias sin tantos preconceptos.

    Gracias, como decia, un muy buen post como muchos otros que lei de fuerza tres!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *