Registro de objetos

Ingrid Astiz Conciencia emocional, Dinámicas y ejercicios, Dinero Leave a Comment

Objetivo:
– Registrar por qué conservo lo que tengo
– Decidir qué conservar y de qué desprenderme (tirar, regalar o donar)
– Hacer vacío para que llegue lo nuevo

Ejercicio:
Hacer un inventario de cada cosa que tengan en la casa (si a la pareja se la trata como a un objeto, también incluirla en la lista), también incluir inmuebles (casas, terrenos), y por cada una aclarar:
– Cómo lo obtuve? (ej. lo compré; me lo regalaron; lo heredé; lo robé; alguien me lo prestó y me lo quedé; lo compré con mi ex y me lo quedé sin su consentimiento)
– Por qué lo conservo? (ej. lo uso; lo disfruto; lo contemplo; me despierta emociones positivas; me lo regalaron y me dá culpa tirarlo; me dá miedo que si algún día lo necesito no tenerlo; me había olvidado que lo tenía)
– Si no tengo un buen motivo para conservarlo, por qué no me desprendo? (ej. miedo a olvidar un lindo recuerdo; apego a emociones del pasado; miedo a sentir tristeza al desprenderme; miedo a arrepentirme)
– Si lo obtuve de una forma que me arrepiento, cómo lo reparo? (ej. dono el objeto; lo devuelvo; si es una casa heredada/comprada en parte con dinero de trabajo infantil, puedo donar dinero a una organización social que tenga como misión erradicar el trabajo infantil)

Observaciones:
– Si conservo cosas que no uso y quizás nunca vaya a usar, mi mensaje oculto es “lo conservo porque no confío que tenga la capacidad de volver a obtenerlo en el momento que lo necesite”.
– Para cartas y fotos que dá miedo olvidar, una alternativa es escanearlas o sacarles fotos digitales.
– Por apuntes y libros con subrayados interesantes, se puede escanear, sacar fotos digitales, copiar y/o documentar la información.
– Mientras ando más liviano en el plano físico, más liviano también en el plano mental y emocional. Mientras ando más liviano de juicios sin revisar y de emociones del pasado, más fácil andar liviano en el plano físico.
– Mientras más hago circular los objetos, más fácil conectarse con una experiencia de abundancia, más enriquezco mi entorno y a otras personas (blibliotecas públicas, vestimenta de otros, etc.) 
– Es importante tener el coraje para reparar lo que yo considero errores del pasado y recordar que las deudas emocionales son bloqueadores para generar dinero y nuevos recursos (ej. puede ser que me quedé algo comprado junto a mi ex, convencido que me corresponde, esto no sería una deuda emocional; en cambio, si lo arrebaté por inseguridad o venganza, esto es un bloqueador para progresar). 
– Acordarse que luchar por objetos, nos vuelve prisioneros, en cambio cederlos nos deja lugar para seguir generando y recibiendo (una amiga me contó que su ex, en el momento de la separación, estaba tan dolido que quería quedarse con todo, ella preocupada se lo contó a su mamá quien le respondió: “no te preocupes, dale todo, la vida te va a devolver el doble!” y efectivamente mi amiga dá fe que es lo que le sucedió).
– Registrar cuánta energía/tiempo/dinero se va en los objetos (atesorarlos, pensar en ellos, sufrir por su deterioro, limpiarlos, protegerlos de robos, pagar lugares para tenerlos guardados, moverlos en la casa, cargarlos en mochilas/carteras, mudarlos)
– Es importante, respetar los tiempos y preferencias de cada uno, no apurarse a tirar algo que no esté seguro. Una técnica es dejar cosas en cuarentena. Si por 40 días confirmo que ya no lo quiero, me desprendo más fácil.

Notas:
– Tomé la base del ejercicio en Profesorado de yoga del Centro Ananda.
– Guía de contenidos sobre el dinero: aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *