Bloqueadores y Fugas en el fluir del dinero

Ingrid Astiz Conciencia emocional, Dinero 1 Comment

Intro
Como si el dinero circulara como el agua en sistema de cañería: se pierde potencia por cañerías sucias (bloqueadores) y se pierde dinero por cañerías rotas (fugas). Una buena circulación requiere mantener las cañerías limpias y reparar las fisuras.

Entiendo que el dinero fluye en la vida de una persona cuando:
– llega lo que necesitamos en el momento justo
– generamos dinero haciendo cosas que disfrutamos, que nos expresan como seres humanos y de las cuales sentimos satisfacción
– estamos contentos con lo que hay 
– hay una relación fluída con los recursos internos y externos (energía emocional, tiempo, talentos, objetos, etc.)
hacemos circular el dinero de una forma que expresa nuestros valores y sueños

Objetivo del post
– Registrar patrones que son bloqueadores y/o fugas en el fluir del dinero y otros recursos
– Elegir conscientemente si seguir repitiendo lo ancestralemente conocido o probar nuevos caminos.

Pensamientos / Juicios
– Auto-desvalorización y auto-discriminación (ej. “no soy suficiente”, “tengo que cambiar”, “no está bien como soy”, “esto es demasiado para mí”)
– Minimizar las propias capacidades y talentos (ej. “no sé tanto de este tema como vos crees”)
– Negar las propias debilidades y limitaciones (ej. no escuchar feedback de otros)
– Preocupación por la opinión de los demás
– Pasar tiempo repitiendo chismes
– Realizar juicios sobre otros, que alejan o agotan las relaciones (ej. “Juan debería ser más amable conmigo”; “Pedro es egoísta y sólo le importa el dinero”)
– Explayarse en quejas y reclamos
– Apegarse a juicios sin examinar, que auto-limitan (ejemplos aquí)

Emociones / Sensaciones
– Timidez, Temor, Inseguridad en uno mismo (considerarse menos que otro ser humano, o no adecuado para algunas situaciones)
– Vergüenza (por alguna característica de la personalidad, la propia historia, la sombra)
– Desconfiar de los demás o confiar en personas a ciegas
– Dolor (dejarlo encerrado, atesorar las heridas, no estar dispuesto a “hacer los duelos”)
– Miedo a la envidia y las luchas de poder (miedo a salir lastimado, a que te dejen de querer)
– Culpa y deudas emocionales, creer que no se hizo lo suficiente y no hacer nada para reparar errores del pasado, ni disculparse.
– No perdonarse ni perdonar, mantener las heridas emocionales sin sanar (inmensa pérdida de energía emocional y tiempo!)
– Aferrarnos al pasado (ej. auto-limitarnos por cosas que ocurrieron tiempo atrás; acumular objetos que no usamos sólo porque nos recuerdan algo que tememos olvidar; conservar objetos de otras personas sólo para creer que tenemos algún control o propiedad sobre ellas).
– Apegarme a gustos que me perjudican (ej. comer de más o comer cosas que me caen mal)
– Temer el rechazo y las críticas de personas que no me quieren como soy auténticamente (sólo quieren al personaje de mí, entonces me exijen y me reclaman que sea algo diferente a lo que realmente soy)
– Estados de tensión y estrés acumulado (esto provoca distracciones y pérdida de oportunidades)
– Marañas emocionales, estado interno de confusión, donde el miedo, la envidia, la ira, la frustración, la angustia forman una sopa con mal olor, lista para ser tirada.

Comportamientos / Hábitos
– Evitar mirar en general, y esquivar la mirada a los ojos (ej. taparse la cara con pelo y/o anteojos negros, o mirar de costado o para abajo)
– No prestar atención al otro, o prestarle atención en una forma reducida, en algo puntual (y no como un ser humano, como un todo)
– Taparse el cuerpo con ropa vieja, que ya no nos identifica o que no nos gusta- Taparse con posturas físicas de aislamiento o sumisión o prepotencia
– Expresarse al estilo robot, repitiendo lo aprendido, automatizando reacciones
– Hacer algo sólo para agradar, para ser querido, para llamar la atención (acá se esconde el ser humano atrás del personaje construído para atraer a otros)
– No hacer algo que quiero hacer, por miedo a ser castigado
– Aislarse: no relacionarse con otros desde la intimidad y la honestidad; no dejarse conocer; tratos mínimos con los otros; relacionarse sólo dentro de un pequeño círculo de confianza y confort.
– Vivir “de la casa al trabajo y del trabajo a la casa”, o no salir de la casa, o quedarse hasta altas horas en el trabajo para no volver a la casa.
– Minimizarse (falsa humildad) o querer deslumbrar a otros (falta de humildad, minimizar al otro)
– Aferrarse a relaciones de dependencia financiera (no dejan crecer ni al “obligado” ni al “dependiente”)
– Desmotivar a quienes quieren asociarse con nosotros, promovernos, contratarnos, elegirnos
– Desalentar a quienes quieren ayudarnos
– Rechazar regalos y oportunidades
– Falta de concentración, debilidad en la fijación de metas propias, dejarse llevar por las distracciones (ej. “no sé en qué se me va el día”, “no sé en qué se me va la plata”, “estuve todo el día atrás de un problema con un cliente”).
– Manipular a otros: pasar tiempo en luchas de poder; querer que otros hagan lo que a mí me conviene; querer que los demás sean como a nosotros nos parecen que deberían ser (es una terrible fuga de energía emocional y tiempo!)
– Ayudar a otros sin que nos hayan pedido ayuda, deseando “que cambien para su bien”, es decir, que cambien según lo que nosotros suponemos que sería un buen cambio (trae mucha confusión en las relaciones, impide que cada uno madure y se ocupe de sus propios asuntos)
– Administración del tiempo ineficiente o saturada de eficiencia (ej. “no me alcanza el tiempo para hacer todo lo que tengo que hacer”; “no tengo tiempo para mí”)

Patrones para dejar fluir
– Prestar atención al entorno y a los seres humanos como un todo
– Ser auténtico, expresarnos con libertad
– Estar disponible, estar presente (no quiere decir que digamos que sí a todos los pedidos de los demás) 
– Sentir al otro
– Nutrirse de sensaciones agradables (seguridad, libertad, plenitud, tranquilidad)
– Apropiarse de valores, identidad, talentos, capacidades, dejarlos que se expresen y ocupen el lugar que les corresponde
– Hacerse responsable por sí mismo, por realizar los sueños propios y concentrarse en las metas que nos entusiasman

Guía de contenidos sobre el dinero: aquí 

Comments 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *