El dinero y las 4 energías

Milena Natalia Meo Dinero 2 Comments

Cada uno de nosotros está compuesto de cuatro energías: la energía intelectual, la energía emocional, la energía sexual y la energía material (que incluye el cuerpo, el dinero, la casa, la ropa, etc.). Estas energías poderosas y sagradas son como la sangre que corre por nuestras venas y que virtualmente se infectan si no circulan. El trabajo interior para lograr equilibrio y conciencia en la energía del dinero, es tan importante como el trabajo con las otras tres que rigen nuestra existencia. Estas cuatro energías son como cuatro caballos que conducen el carro de nuestra vida, todos ellos deben tirar en la misma dirección, libres en su propio camino y sin dificultar el avance de unos sobre otros. Si se obstaculizan, se bloquean. Si una energía invade a otra, la paraliza.

Si el intelecto invade el dinero a través de la moral y las creencias (familiares, sociales, religiosas) lo bloquean. Si tengo una imagen del dinero como algo “sucio”, no podré producirlo. Si tengo una imagen del dinero como algo “malo” lo rechazaré y le tendré temor. Si mis mandatos religiosos, sociales y familiares me intimidan diciendo que “no soy nadie para enriquecer al mundo”, sino que estoy para “pagar”, para “sacrificarme”, entonces la energia del dinero se impregna con estas órdenes inconscientes, bloqueandose. La creencia que “si yo gano otro debe perder”, conduce a la apropiación indebida de dinero. Si pienso que “si triunfo, otro debe fracasar”, esta creencia lleva a la explotación. Si en tus creencias está la idea que “el dinero no da felicidad”, estás condenado a hacer un trabajo que no te gusta. Y estos son sólo algunos ejemplos.Si lo emocional invade el dinero, lo bloquea. Si no has sido amado de pequeño estarás poseído por una sensación de falta constante e insalvable, que te llevará a acumular obsesivamente el dinero que, no circulando, “se infectará”; o pedirás dinero a todos, en una neurosis infantil de demanda y dependencia, no siendo capaz de producirlo en modo adulto. Si te sientes desvalorizado, no podrás poner el precio justo a tus horas de trabajo y entonces a tu “hora de vida”, o gastarás el dinero en bienes costosos para valorarte. Si cargas con falsas culpas o carencias emotivas, entonces lo pagarás con el dinero que produces.

Si la energía sexual invade la energía del dinero, el dinero se convertirá en un medio para manipular, ejercer poder, abusar, controlar, dominar, seducir. El mundo material será un objeto sexual, a través del cual te creerás dueño del mundo.

Del mismo modo, la energía material del dinero puede invadir otras energías, bloqueándolas:

Si el dinero invade el intelecto, se transformará en una obsesión en sí misma que no redundará en saciedad. Una obsesión que nos permitirá ganar dinero, pero nos privará de desarrollar y expresar nuestro talento creativo.

Si el dinero invade la sexualidad, las relaciones se vincularán con la prostitución, la explotación, la esclavitud, la muerte del deseo. La energía sexual que es energía creativa y la fuerza vital, si se somete al dinero no se puede desarrollar, no se puede expandir. La sexualidad pierde su energía divina y se transforma en una moneda de cambio. El sexo es parasitado por el dinero y la persona deja de sentir, para transformarse en un objeto.

Si el dinero invade lo emocional, estaremos por ejemplo, frente a personas incapaces de amar pero capaces de dar dinero o hacer continuamente regalos; personas que dicen frases del tipo “te he dado tanto como te he amado” creando una ecuación inconsciente “dinero = amor, atención, reconocimiento” que será la base de sus relaciones. Si acumulo y no invierto, bloqueo el intercambio a todos los niveles, me impido de dar y recibir. Si ahorro obsesivamente me “ahorro” a mí mismo y no expreso todos mis talentos, todo mi potencial.

Reconocer las invasiones descriptas, con un paciente trabajo de auto-observación, es el primer paso para despejar el camino a nuestros caballos así que lleven con todo su poder nuestro carruaje a la libre expresión energética. Cuando iniciamos la limpieza del dinero de todas las intrusiones descriptas, la energía empieza a circular, y la abundancia, que es plenitud, entra en nuestra vida.

Comments 2

  1. Excelente artículo Milena. Me encantó y me esta haciendo pensar mucho.

    El tema del último párrafo de como reconocer estas invasiones me dio muchas ganas de saber más. El tema es que la capacidad de auto observación en general es muy pobre (por lo menos en mi :( ) en las personas y entender que nos pasa es el primer paso para siquiera tratar de resolverlo.

    Me gustaría un segundo artículo con más del tema. Gracias!

  2. Muy buen articulo!!, yo tengo problemas de dinero con mi padre, el representa el control, la limitacion, el desvalorizarme, el poder- Trato de trabajar con ese tema y como no quiere estar solo pero me cobra los gastos yo pienso: soy energia que le da vida y por lo tanto soy abundancia- Pone el gasto de la luz y gas y yo no le doy la parte porque el no me valora….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *