Dinero y Valores Humanos

Ingrid Astiz Comunicación creativa, Dinero, Valores humanos Leave a Comment

El dinero no es sucio, nosotros lo ensuciamos.

El dinero es sólo un sistema, como tantos otros, inventado por el hombre para resolver cuestiones prácticas, para agilizar un proceso (el intercambio de recursos) y simplificar la satisfacción de necesidades. Un sistema sirve siempre y cuando se lo sepa usar, y cuando interactuamos con un sistema sin conocerlo, es probable que quedemos enredados sin entender porqué. Además, todos los sistemas son falibles, resuelven algunas cosas y otras no, funcionan con determinadas precondiciones y cuando dejan de servir es hora de diseñar uno nuevo.

Muchas veces se le echa la culpa a los sistemas: “No podemos hacerlo porque este sistema no lo permite”. El patrón ancestral del chivo expiatorio es culpar al más débil, a quien no puede defenderse, y descargar en él o eso toda nuestra frustración. Una vez ejecutado el ritual, aliviada la carga emocional, es volver al día a día sin haber resuelto nada. Y cuando de nuevo surgen los problemas, buscar un nuevo chivo expiatorio. Entonces, el dinero es un buen candidato de chivo expiatorio en la sociedad actual: no puede defenderse porque no es un ser vivo, y suele ser fácil vincular el dinero con lo que nos pasa. El tema es que “echar la culpa” no resuelve nuestras problemas. Por ejemplo, a veces decimos que un conflicto es “por culpa del dinero”, pero en realidad es por baja autoestima, por no haber sido honestos, por querer manipular el comportamiento de otro ser humano.

Para mí, un buen camino para limpiar el dinero de las cargas emocionales y reacciones ancestrales es hacernos responsables; y así animarnos a resolver nuestros problemas prácticos desde la consciencia de nuestros valores como seres humanos.

Guía de contenidos sobre el dinero: aquí 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *