Dinero y Sentido

Ingrid Astiz Comunicación creativa, Dinero, Valores humanos Leave a Comment

“Si no me pagaran, no haría este trabajo. Este trabajo no representa nada para mi ser, es sólo para cubrir mis necesidades materiales. La satisfacción profesional es imposible de alcanzar para mí.” Si hay este tipo de pensamientos, es probable que también haya altos niveles de enojo y frustración, incluso puede llegar a haber dolor y tristeza. Por eso, es algo sobre lo cual queremos poner luz, para motivar a que cada uno encuentre su camino para resolverlo.

Para mí, acá el problema no es el dinero sino la ausencia de sentido, de vocación (de escuchar una voz interna que señala un hacer), de estar comunicado con el propio pensar – sentir – hacer. Este vacío de sentido, o la incoherencia entre lo que quiero hacer y lo que hago, o el ir en contra de mis propios valores para conseguir dinero, puede ser fuente de mucho sufrimiento.

En cambio, cuando encuentro una actividad con gran sentido para mí, mi motivación es visceral, mi conexión con ese hacer es mucho más fuerte que la idea de gratificación material. Al hacerlo siento plenitud, satisfacción, lo encuentro como camino de expresión y de creación de valor. Son los momentos en que siento amor por lo que hago y también por los que reciben el producto o el servicio que estoy ofreciendo.

Algunos no logran encontrar una actividad así, esta búsqueda puede llevar incluso años, pero vale la pena invertir tiempo hasta descubrir nuestra pasión. Otros la encuentran pero no aceptan la idea de vincularla con el dinero, como si este fuera a ensuciar o estropear la belleza del sentido. Muchas veces pasa en el arte o en la acción social, donde el hacer está lleno de creatividad y amor, y quieren mantenerlo puro, inmaculado… como si la materia manchara las intenciones.

El desafío es hacer lo que amo, aceptando que algunas producciones y acciones serán reconocidas (y otras no), algunas podrán ser remuneradas (y otras no). Si bien no todo hacer con amor conlleva reconocimiento y dinero, si estoy focalizado en disfrutar de la abundancia apreciaré la abundancia existente en mi entorno, y en lo que ponga atención, eso crecerá. Siempre habrá formas de ir cubriendo mis necesidades, aunque no siempre mis ambiciones. El dinero irá llegando siempre que sea un buen medio para lograr algo, y también será escaso cuando su ausencia pueda ayudarnos a darnos cuenta de algo, pueda sacudir nuestro sistema de creencias y movernos de nuestra zona de confort. El hacer con sentido muchas veces atrae el dinero, y otras veces la falta de dinero nos ayuda a conectar con un sentido.

Guía de contenidos sobre el dinero: aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *