Revolviendo conflictos cotidianos

Ingrid Astiz Experiencias Leave a Comment

Ayer, el dueño de una empresa donde brindé el programa “Atención de Clientes Difíciles”, me comentaba que las técnicas que más “les cambió la vida” al equipo de trabajo son:

– Cada vez que se encuentran en una tensión entre personas, revisan el Triángulo dramático, identifican los roles y cambian la actitud. Esto les ayuda a resolver conflictos de forma rápida y simple, tanto con clientes como dentro del equipo de trabajo.

– Cuando hay una explosión emocional de un cliente, en cambio de reaccionar y defenderse, les ayuda diferencian entre pedidos y promesas, repasando los acuerdos firmados y los hechos ocurridos, de esta forma van llevando al cliente a conectarse con la realidad y a colaborar en la solución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *