El poder de la ternura

Ingrid AstizCoaching expresivo, Comunicación creativa, Conciencia emocional, Creatividad e innovación, Valores humanos7 Comments

 “Cuando sabemos dar la ternura y también sabemos recibirla, 
nos damos cuenta que se halla presente en todas partes: 
en un perro, en un amigo o en una desconocida”
Jacques Brel
 

¿Qué es la ternura?

– Una vivencia consciente del presente.
– Una expresión del amor incondicional.
– Un sentimiento íntimo, que brota desde el corazón.
– Puede ser el resultado de un proceso de auto-sanación de viejos dolores, de completar un proceso de duelo ante pérdidas, o despertarse ante un estímulo (ej. la percepción de un bebé, un cachorro, una persona querida en un momento difícil, alguien que se muestra tal como es) o por una actividad (ej. meditación, hacer servicio social) o por presencia de otra/s persona/s que siente ternura (ej. grupos de 12 pasos, terapias).
– También puede nacer del silencio que se crea cuando escuchamos lo que dice la otra persona o intentamos participar de sus vivencias y sentimientos. La ternura es algo dulce y lleno de confianza, que circula entre dos personas que se reciben mutuamente.
– Tiene que ver con la capacidad de apreciar y recibir, con estar atento y dispuesto
– Tiene que ver con la “hormona del amor” u oxitocina (ej. se activa en el momento del parto y la lactancia, facilitandolos)
– La atención al otro con ternura, inspira a verlo siempre con una mirada fresca, notando los cambios y necesidades con el transcurso del tiempo.

 

¿Qué no es?

– No es cariño, afecto, amabilidad, dulzura, simpatía. Tampoco es mostrar los propios sentimientos, o demostrar sentimientos cálidos hacia otra persona. La ternura puede estar acompañada de estos sentimientos y actitudes, pero es no lo mismo. Por ejemplo, uno puede ser muy afectuoso con otra persona, decirle palabras cargadas de cariño, tener atenciones con el otro, hacerle mimos con abrazos y caricias, darle la razón, hacer cosas para ser querido, y sin embargo no sentir ninguna ternura, no prestar atención a lo que está viviendo el otro, no conectar con el amor al prójimo, no aceptar tal como es al 100%. 
– Algunos llaman “aceptación” lo que acá explico como ternura. Puede tomar este nombre, recordando que acá me refiero no sólo a la aceptación desde el entendimiento, sino la aceptación que brota desde corazón. Por ejemplo, puedo entender que es inevitable que llueva algunos días al año, puedo aceptar que esos días puedo mojarme, pero sólo será ternura cuando me conecto con el proceso vital de la lluvia, con lo que implica para la vida en este planeta que llueva, cuando siento gratitud por la lluvia y sus consecuencias.

 

¿Por qué tiene poder?

– El aceptar a las personas y a las situaciones tal como son, es la gran fuente de paz interior.
– Y ocurre que cuando alguien se siente profundamente comprendido y amado, sin querer ser cambiado, a veces algo ocurre en su corazón, y se despierta un enorme poder auto-sanación y auto-transformación.
– Toca el corazón de la autoestima. Es fundamental en el desarrollo del niño y luego en cada etapa de la vida.
– Necesaria para ser felices en la convivencia con otras personas (en el hogar y también en otros ámbitos como empresas y organizaciones). La falta de ternura lleva a las luchas de poder, la competencia, la impaciencia, el control, el agotamiento, la tensión emocional, la frustración, el enojo, etc. La presencia de ternura, lleva a la aceptación, el disfrute, el desarrollo de cada uno, a su propio ritmo, a su propia manera. 

 

Creencias anti-ternura

– Desvalorizar la ternura. Ej. “Eso es cosa de mujeres”; “Es un sentimiento empalagoso, molesto, invasivo”; “Son exageradas, a veces hasta ridículas, las expresiones ante los bebés”; “Escuchar sin decirle nada al otro para ayudarlo a pensar y actuar diferente, no sirve para nada”; “La ternura es un sentimiento de debilidad, que te hace ver como un tonto”.
– Creencias que tienen que ver con comprender al otro desde un plano intelectual, mental, y no desde sentir amor hacia el prójimo. Ej. “Mi trabajo para ser empático es comprender las emociones y necesidades del otro, comprender su historia, pero no hace falta sentir nada por el otro”.
– Creencias que tienen que ver con querer controlar el aprendizaje y crecimiento del otro. Ej. “Progresamos todos juntos o ninguno”; “A tu edad ya deberías tener resuelto este tema”; “De esta situación, lo que tenés que aprender es…”; “Si seguís cambiando de esa forma, tus amigos de siempre no te vamos a seguir y te vas a quedar solo”; “No puedo cambiar si vos no cambiás conmigo, en el mismo camino”; “No puedo seguir con vos, si no cambiás conmigo”; “Lo que tenés que hacer es…”.
– Creencias sobre que el otro tiene que ser tierno con uno. En realidad, cuando creemos esto tiene que ver con una ausencia de ternura en nosotros mismos, ya que no estamos aceptando lo que el otro siente / hace / expresa. También creer que yo mismo “tengo que” ser tierno, es anti-ternura. 

 

Ejercicio posible

– Recuperar en la memoria una situación donde alguien fue inmensamente tierno con nosotros, y tomar consciencia del valor de ese acto, cuánto bien nos hizo, cuánto nos ayudó.
– Pensar en una persona o situación que nos cuesta aceptar, que queremos cambiar a toda costa, que empujamos y presionamos para que se modifique.
– Conectar con la ternura, y desde allí prestar atención a la persona y/o situación, dejando que el dolor se sane y se abran nuevos caminos para el vínculo.

 

Fuentes

– De grupos de 12 pasos, propuesta del “desprendimiento emocional con amor”. Es decir, diferenciar del “contagio emocional” (uno siente miedo, el otro se contagia el miedo y lo siente también), de las “reacciones emocionales (uno siente miedo y el otro reacciona con enojo), y de la indiferencia (uno siente algo y el otro se desprende tanto que ni le presta atención). También significa dejar de sobreproteger, controlar, querer resolverle la vida al otro, tapar todos sus agujeros, pretender que siempre “esté bien”, ya que esto implica no dejarlo crecer, no respetar sus propios tiempos y formas de ser. Es más estar presente con el otro, compartir con amor y honestidad, dejando que el otro elija qué le sirve y qué no.
– De Ravi Shankar, la Fundación El Arte de Vivir, propuesta de “educa y olvida”. Done el olvida no es “no te escuho, no te veo, no me importa lo que te pase”, el educa tiene que ver con transmitir conocimiento de la tradición vedanta, que ayuda a ser felices.
– De Ana Clara, terapeuta personal, propuesta de “balancear creatividad y ternura”. Creatividad como capacidad de comprender y hacer algo nuevo, y la ternura con aceptar a las personas y las situaciones tal como son.
– De Miguel Ruiz y José Ruiz, propuesta del quinto acuerdo “sé escético, pero aprende a escuchar”. Aquí aprender a escuchar sin juzgar, sin criticar, comprendiendo el valor de los símbolos en la historia del otro, comprendiendo al otro como ser humano completo.

7 Comments on “El poder de la ternura”

  1. …. La ternura es en mi opinión, para reconocer al otro como una parte de nosotros, los más “frágiles, los más” indefenso, el más “inocente, el más” puro, el más ‘necesitan de nuestra compasión (- comprensión sin juicio) , más “la necesidad total de la aceptación, abrazando y protector como el abrazo de una madre y un padre.
    Faceta del sentimiento de amor, incondicional, universal e impersonal.
    Cuando este sentimiento surge en nosotros mirando a un ser vivo, sea cual sea su naturaleza y su condición, estamos conectados con la creación de conciencia de nuestra humanidad y el origen divino, y en ese momento nos son nuestros vecinos.

  2. Realmente me parece un tema muy interesante,aunque tambien no tan sencillo, para mi, de aprehender. Algunos conceptos me suenan sumamente ligados entre si: la ternura con el cariño y el afecto, por ejemplo y en otro caso, como el ejemplo de la lluvia, me parece semejante al concepto de “mindfulness”…
    Por otro lado, me pregunto…si es algo que se adquiere con la crianza o todos tenemos la misma disposicion para la ternura, si todos disponemos del recurso de la ternura, sin importar cuál haya sido la crianza?

  3. Intentare responder tu pregunta Maria. Creo que le ternuara es un arte propiamente dicho, es algo que puedes afinar día a día. Porque si fuese cierto lo que dices, entonces muchos estariamos condenados a no sentir ni mucho menos expresar…. Lo cual dejaría a muchos sin esperanza…

  4. Hola! Me pareció muy interesante el artículo, di a ésta página por que justo le dije a mi pareja que me daba mucha ternura amarlo, y es algo que nunca había sentido, por eso quise buscar algo que me explicara si esto era posible jaja
    Y vaya que si, nunca me lo hubiera imaginado; no se, es algo nuevo que estoy experimentando en mí, pero me gusta mucho. Saludos! :)

  5. Hola yo deseo profundamente la ternura de mi novio y me desespero; sin embargo leyendo esto, creo que la que a la que le falta ternura es a mi y trabajaré en ello porque lo amoooo!

  6. Siento por una persona amiga ,no amor ,no cariño no gusto no pacion solo ternura a mis ojos solo veo que es una persona que quiro pero no necesito y no deseo solo le tengo ternura por su crianza y buen corazon y es una exelente compañia pero no hay filia mas que el recuerdo de haberla conocido y extrañado ahora solo es ternura..

  7. hola: yo pienso, por que lo he vivido, que la ternura ha sido la culminación del amor. y ahora hay tres valores que me definen………..la pasión…………….la amistad incondicional …….y la ternura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *