La espiral creativa

Ingrid AstizCreatividad e innovación, Los preferidos, Motivación, TeoríaLeave a Comment

La persona o el equipo que se anima, una y otra vez, a experimentar el proceso creativo, amplía su área de acción y sus posibilidades se expanden. Podríamos incluso decir que en el punto 1 es una “Persona” y una vez completado el ciclo, para la siguiente vuelta hay una “Persona Prima”, una persona transformada. Lo mismo vale para cuando el proceso es llevado adelante por un Equipo, donde al finalizar una vuelta se sienten más integrados y confiados como equipo.

Sugerimos, en cada etapa indagar sobre uno mismo (o sobre equipos de trabajo): cómo soy en esta etapa? me sale natural o me bloqueo? qué hace que me bloquee o me disperse? qué puedo hacer para transitar esta etapa con mayor fluidez? puedo pedir ayuda y aprender algo nuevo?

1- APERTURA PERSONA / EQUIPO
– Etapa donde tiene que haber cierta disponibilidad psíquica para comenzar. Mientras más veces se haya transitado el proceso creativo, y se hayan visto cambios concretos, mayor será la disponibilidad psíquica.
– Es indispensable algún grado de motivación intrínseca, una conexión con lo que realmente quiere cada uno, un impulso interno que nos lleve más allá de lo conocido.
– Momento de construir una visión compartida, clarificar el desafío, definir metas, analizar el objetivo.

2- IDEA
– Animarse a crear gran cantidad de ideas, a explorar otros contextos, a investigar oportunidades.
– Analizar las alternativas, clasificar y evaluar, pedir feedback, enriquecer las ideas, hasta identificar las que serán implementadas.
– Es necesario algún grado de confianza en que tenemos -o podemos conseguir- los recursos necesarios para conseguir llevar la idea a la acción -tiempo, dinero, capacidades, conocimientos-.

3- PROCESO / ORGANIZACIÓN
– Primero: definir la metodología y crear técnicas para avanzar: nos vamos a organizar como siempre? haremos ajustes? implementaremos nuevas formas de hacer las cosas?
– Crear plan de acción, según la complejidad de la idea será el tiempo y la complejidad de las herramientas necesarias en la etapa de organización.

4- PRODUCTO / ACCIÓN
– Realizar pedidos efectivos
– Poner el cuerpo en marcha, accionar y/o crear el nuevo producto.

5- CONSTANCIA
– Sostener el cambio en el tiempo hasta que la acción se transforme en hábito y/o que el producto tenga independencia del creador.
– Mejora continua: revisar los resultados, el impacto de lo entregado, estar atentos a los cambios en la realidad y a las nuevas oportunidades, realizar ajustes o encarar nuevos procesos creativos.
– La importancia de la CONSTANCIA: Todo cambio conlleva un proceso. Todo proceso conlleva un tiempo. Entonces la constancia está vinculada con la capacidad de aceptar la decepción de no ver resultados mientras está ocurriendo el proceso requerido para el cambio. Si no llego al 5, se forma la creencia “yo no puedo hacerlo porque no tengo constancia”. En cambio si llego al 5, tengo más disponibilidad psíquica para  nuevas APERTURAS:

    • Seguramente desde una nueva perspectiva, una nueva forma de ver las cosas y/o de pensar, desde una mayor confianza con uno mismo y con los demás integrantes del equipo.
    • Con mayor poder por haber adquirido o mejorado en conocimientos, habilidades, metodologías, técnicas.
    • En un entorno -ambiente, empresa, clientes, sociedad- más fértil para nuevos ciclos creativos.

Notas:
– La idea de la espiral y de la “Persona Prima” la tomé de Carlos Churba, “El gráfico espiralado de la creatividad”.
– Las etapas también de “Four Sight”: 1. Clarificación, 2. Ideación, 3. Desarrollo, 4. Implementación y los 5 pasos los escuché en una clase como “Escalones para el cambio”, donde incorpora el paso “5. Constancia”, que es donde se dispersa o se potencia el valor del cambio implementado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *