Autoengaños frecuentes

Ingrid AstizCultura organizacional, Teoría3 Comments

Un emprendimiento es realmente exitoso cuando los tres pilares del desarrollo van bien: 

PRODUCTIVIDAD (P), CALIDAD (C) y FELICIDAD (F).

¿Qué pasa cuándo sólo un pilar va bien?

1. EXITOSO PARA LA FOTO = P: OK / F y C: Inestables

Los números dan bien, pero los empleados y los dueños viven en un estado de estrés crónico. Esto hace que la calidad no pueda asegurarse. Además en cualquier momento alguno de la cadena productiva puede colapsar (agotamiento, enfermedades, crisis personales). Cuando los clientes encuentran otro proveedor con mejor calidad, se van al instante. 

Ejemplos: La mayoría de las empresas rentables conocidas. PYMES con altos niveles de exigencia interna.

2. ARTISTA FRUSTRADO = C: OK / F y P: Inestables

Hay belleza en su obra, sus servicios son buenos, pero requieren un esfuerzo excesivo en dinero, tiempo y emociones (el artista nunca hace esta cuenta). Lo alienta su propia fantasía: “algún día aparecerán personas que apreciarán lo que ofrezco, entonces saltaré a la fama y me pagarán fortunas”. Mientras tanto depende económicamente de alguien (padre, marido, hijos, mecenas) o de otros ingresos (herencia, rentas, otro trabajo). Cuando la dependencia se corta abruptamente, el emprendimiento muere como Narciso. 

Ejemplos: Emprendimientos que nunca llegan a ser empresa y son conocidos sólo en círculos reducidos (familia, vecinos, admiradores de facebook). Iniciativas con alta dependencia del “artista creador”, donde nada se delega. 

3. COLGADO DE LA PALMERA = F: OK / P y C: Inestables

Cree que hay que mejorar el mundo, por más que el mundo tenga sus propios planes. Cuando quiere generar dinero (P) o resolver problemas concretos (C) se frustra, entonces nada mejor que refugiarse en la utopía o diseñar emprendimientos para su sociedad ideal. 

Ejemplos: Comunidades ecologistas precarias. Productos que responden a valores ideales y no a necesidades del mercado. Organizaciones sociales sin base económica sustentable.

¿Cómo salir del pantano?

Primero es tomar consciencia de la ilusión, conectarse con la motivación intrínseca, ser honesto con los propios deseos, renunciar a las fantasías, dejar de manipular, decidir cortar con aquello que nos daña (el estrés, la dependencia económica, la negación de la realidad). Reconocer que para construir una buena relación -estable, integral, a largo plazo- con nuestro emprendimiento, es necesario salir del enamoramiento -de MI dinero, de MI obra, de MI mundo ideal- para conocernos realmente -qué tenemos, qué nos falta, qué deseamos, qué necesitamos, qué podemos hacer, qué estamos dispuestos a hacer, qué nos traba, qué podemos aprender, qué preferimos pedir a otros-. 

Entonces, podremos avanzar juntos hacia niveles más altos de PRODUCTIVIDAD, CALIDAD, y FELICIDAD, gracias a: 

          La EFICACIA de los 1

          La CREATIVIDAD de los 2

          El PROPÓSITO de los 3

3 Comments on “Autoengaños frecuentes”

  1. Estimado Hermetico 777, no entiendo tu queja y crítica. No entiendo en qué se contradicen estos tres pilares con los tres que proponés vos?
    No encuentro en qué parte del texto habla de individualismo y escasez. No creo que la competencia sea algo decadente ni que la cooperación y equidad vayan de punta con la productividad, la calidad y la felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *