Afirmaciones positivas

Ingrid AstizCreatividad e innovación, Herramientas, MotivaciónLeave a Comment

“Si piensas que puedes o que no puedes, siempre tendrás razón”

¿Para qué sirve?
Las afirmaciones positivas son una herramienta simple que ayuda a concretar objetivos, y al mismo tiempo, bajar el nivel de estrés ante una situación desconocida. La idea es identificar creencias auto-limitantes y reemplazarlas por nuevas afirmaciones, más positivas y acordes con los propios deseos, valores, necesidades.

Algunos ejemplos

  • El deseo de una persona es trabajar en desarrollo social, la creencia auto-limitante puede ser “tengo que trabajar en algo que me dé plata -por más que no me guste- para poder después hacer trabajo social como voluntario”. La afirmación positiva puede ser “Gano muy bien haciendo lo que amo, ayudo a la gente y recibo una retribución justa por mi trabajo”.
  • El deseo de otra persona es que su empresa duplique la facturación, la creencia auto-limitante puede ser “si la empresa crece me voy a volver loco del estrés”. La afirmación positiva puede ser “La empresa duplica la facturación y yo gestiono el crecimiento con tranquilidad”.

¿Cómo usarlas?

  • Las afirmaciones hacerlas en “presente” -no en futuro-. Es importante crearlas como si ya existieran. En lugar de decir “conseguiré un empleo maravilloso”, decir “tengo un empleo maravilloso”.
  • Las afirmaciones se realizan del modo más positivo que se pueda. Afirma lo que SI desea, no lo que NO quiere. En lugar de decir “no volveré a quedarme dormido”, decir “me levanto con tiempo y lleno de energía todas las mañanas”.
  • En general cuanto más breves y sencillas son las afirmaciones, más eficaces resultan. Una afirmación es una expresión clara que contiene un fuerte sentimiento. Mientras más sentimiento tenga, más intensamente se graba en tu mente.
  • Los tres canales posibles para repetirlas son: Visual -mentalmente o dibujando-, Auditivo -decirlas en voz alta- o Kinestésico -escribiéndolas-.
  • Se pueden repetir apenas al despertarse o antes de dormir (el estado de relajación ayuda a la reprogramación). También puede ser durante el día, en algún momento donde surgen pensamientos negativos. Algunos minutos diarios haciendo afirmaciones positivas pueden reprogramar años de hábitos mentales negativos.

¿Por qué la técnica es efectiva?
Hay estudios bajo el nombre de Efecto Pigmalión, donde se observa que una expectativa incita a las personas a actuar en formas que hacen que la expectativa se vuelva cierta (profecía autocumplida). Por ejemplo en colegios, la expectativa puede ser positiva “estos alumnos son brillantes” y por lo tanto, los profesores están atentos a darles atención a sus alumnos y alentarlos a superarse, o puede ser negativa “este chico es el peor de la clase” y dejarlo siempre de lado, ignorando sus talentos. Cuando los alumnos internalizan esas afirmaciones, si son positivas la autoestima se eleva y las capacidades se despliegan, descubren nuevas oportunidades y la creatividad se despierta para avanzar, si es negativa la autoestima dependerá siempre de los vaivenes de los sucesos y los comentarios de otros, las capacidades serán fluctuantes o tendrán tendencias a auto-boicots que confirmen la creencia negativa. La explicación científica se puede buscar en investigaciones de neurociencias sobre cómo afecta sentir confianza en el funcionamiento del sistema límbico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *