Cerrar

Ingrid AstizCoaching expresivo, Comunicación creativa, Creatividad e innovación, Cultura organizacional, Desarrollo de equipos, Herramientas, Liderazgo, Manejo del tiempo, Motivación, Productividad, Resolución de conflictosLeave a Comment

Poner término a un proyecto o una etapa permite:

– Usar el producto y/o continuar el proceso de una forma diferente

– Hacer el balance
– Festejar los logros, disfrutar de las ganancias, aprender de lo ocurrido
– Asumir las pérdidas, hacer los duelos, cicatrizar las heridas, desprenderse del pasado
– Hacer espacio para crear algo nuevo

Algunas prácticas que pueden tener impacto negativo
– Cierre incompleto de contratos y manejo de aspectos legales sin el rigor requerido
– Cierre administrativo poco claro
– Respuesta incompleta a la visión, las necesidades y la calidad que habían sido acordadas

– Ocultamiento de problemas técnicos del producto entregado

Un cierre cuidadoso implica
– Tomar en cuenta a “los otros”. Por ejemplo, a quienes usarán el producto y a quienes le darán continuidad en su mantenimiento, brindando toda la información necesaria y un esquema fácil de actualizar.

– Dar un tiempo para escuchar reclamos, revisar los pendientes y realizar ajustes finales.
– Aclarar la renuncia o reasignación de responsabilidades. Por ejemplo, aclarar la fecha de finalización de la garantía o indicar los nuevos responsables de la prestación de un servicio.
– Realizar un acuerdo de cierre (con clientes, proveedores y demás involucrados).
– Recibir el feedback de quienes continúan con el proceso y/o la evaluación de cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *